miércoles, 2 de mayo de 2018

El autor perdido.

Las horas siguen pasando por la ventana, aunque no deja de mirar con desdén la pantalla en blanco que desafía y agota a su mente repleta de cafeína que solo desea descansar por un momento. La noche no le consume, sigue intentando expresar aunque las palabras no le llegan. Quizá siente algo que no quiere transmitir, quizá sus sentimientos son tan oscuros que pocas palabras pueden expresarlos.

Se frustra, golpea la mesa con violencia y se aleja a buscarse el cuarto café de la noche. Mira el reloj y son las cinco de la mañana. "Normal", piensa, porque le parece que ha pasado una eternidad mirando esa dichosa pantalla que no le ayuda, solo mira deseosa de que la rellenen de algo importante, algo que le parezca bueno y pueda valer todo el tiempo perdido.

Mira los granos de café, en busca de cualquier cosa, pero solo encuentra el familiar marrón del fondo de las tazas anteriores. Se impacienta por cada segundo que pasa fuera de ese teclado que lo llama y agota con tanta facilidad.
"Ding", suena la cafetera como si acabara de fichar en un trabajo a jornada completa.

Camina rápido hacia la habitación. Empieza a pensar en que nada vale la pena, que nada sirve. Escribe tres párrafos y los borra al minuto porque no sabe continuar con esta pantomima de frases intentando ser el retazo de su obra que lo lance a un éxito que ve tan lejos que le da hasta risa. Intenta meterse en su propia mente, buscando los sentimientos que más le gustaría expresar, aunque sean tan complicados que puede que jamás vean la luz.

Bebe el café con una rapidez asombrosa, y ya empieza a ver algún rayo de sol acercarse a la pantalla de su ordenador. Tiene los ojos enrojecidos y quiere irse a dormir, aunque sabe que jamás lo hará tranquilo sabiendo que ha vuelto a no hacer nada. Ya nadie espera nada de él, todos lo dejaron consumirse en la llama del autor que bloquea su vida queriendo desbloquear su mente. Se acabaron los pequeños gestos de ánimo y los cariñosos consejos de las personas que le querían. Él quería mostrar su visión del mundo, pero su energía fue pasando a mejor vida en el proceso.

Llora desconsolado, coloca un punto, y le da a 'Publicar'.

No hay comentarios:

Publicar un comentario