jueves, 24 de noviembre de 2016

Trash Out.

Cuando comencé mi camino por este lugar que es la vida, mi madre, teniéndome en su regazo, me dijo sonriendo que podría lograr todo lo que quisiera. Quizá ella fuera tan inocente como lo era yo en aquellos tiempos, o simplemente quería que yo mantuviese esa inocencia infantil que tanto envidio y envidiaré siempre.
Y sí, durante un tiempo fue cierto. Como niño nada me faltó y debo agradecer esa suerte; sé que hay chicos que perdieron esa ilusión mucho antes. Pero cuanto más crecía, menos sentido le veía a las dulces palabras de mi madre. Y no hablo de mis fracasos, sino de lo efímero de mis éxitos.
¿Todo lo que quisiera? Entonces, ¿por qué es mentira?

¿Por qué plastifico mi felicidad en imágenes vacías? ¿Y soy más feliz si a la gente "le gusta"? ¿Pedí algún día necesitar ser aceptado?
Crezco y me abruma lo que llega. Deberé sobrevivir teniendo cifras en el banco, pagando cifras por casa, boda, quién sabe si colegio o médico. Saber que siempre ha sido así... ¿alguna vez me propuse que mi vida la controlaran números?
La incomodidad, y el miedo a decir algo fuera de lo establecido ata mis manos, cohíbe mis pensamientos y reprime mis sentimientos. ¿Alguien, cuando su madre lo tranquilizaba en sus brazos siendo niño, deseó vivir aguantando lo que otros saquen de sus actos?

Mamá, te quiero y lo sabes mejor que yo mismo, pero no se ha cumplido tu vaticinio, y mi felicidad solo se plasmará en el asfalto cuando salte desde tu ventana al vacío de la eternidad.
Por fin, soy libre.

No hay comentarios:

Publicar un comentario