sábado, 18 de octubre de 2014

CAN YOU FEEL MY HEART.

Sueño con algo.

Una persona, que un día, sin contemplaciones, sin mirar atrás, sin pensar en nada, se va a casa de otra persona.
Esta primera persona empieza a gritar. Las personas gritan, pero sus gritos escupen odio, asco y repugnancia a raudales.
La otra persona, esa segunda, llora. Lo pasa mal, pero solo lo pasará mal en el momento. Ya demostró durante muchísimo tiempo que le importaba tres carajos lo que la primera persona hubiera pasado.
Las palabras ya no salen, no son capaces. No hay palabras para explicarlo. Fue un camino largo y tortuoso con un final brusco. La primera persona no puede ni hablar. Solo grita.
Solo echa de su cuerpo los demonios que le siguen persiguiendo desde que, en su tiempo, no dijera nada.
Solo intenta volver a la normalidad. A su normalidad.
Intenta pensar que la segunda persona no lo nota, no lo sabe, no lo siente. Pero sabe que sí, sí lo sabe, sí lo nota, pero ni lo siente ni lo sentirá.
Sigue sin haber silencio. Hay gente que mira, pero a la primera persona le da igual todo. La segunda persona quiere escapar, siempre quiere escapar. No. Esta vez no escapará.
Intenta correr pero solo puede escuchar una y otra vez los gritos ahogados de una persona atormentada por ella, que cambió una y otra vez y perdió su identidad, gracias a ella.

En ese momento, espero, esa persona podrá, por fin, darse cuenta.
Y será mágico que, al darse cuenta, intentar abrazarme y decirme: "Lo siento", yo me vaya, me vaya y no vuelva a pensar más. No vuelva a mi cabeza su imagen, deje de existir.

Pronto se hará realidad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario